ADESVAL en la lucha contra el cambio climático

La Asociación para el Desarrollo del Valle del Alagón, ADESVAL, ha firmado, junto a otros 9 grupos de acción local de todo el territorio nacional español, el Protocolo de los Grupos de Desarrollo Rural en la lucha contra el cambio climático.

De esta forma, la Asociación para el Desarrollo Rural y Pesquero de Lanzarote (ADERLAN), la Asociación para el Desarrollo Rural Estepa Sur, la Asociación para el Desarrollo Local de la Comarca del Bajo Guadalquivir, la Asociación para el Desarrollo Rural Integrado de Tierra de Campos – Zona Norte de Valladolid (ADRI Valladolid Norte), el Consorcio Centro de Desarrollo Rural La Serena (CEDER La Serena), la Asociación para el Desarrollo del Valle del Alagón (ADESVAL), el Grupo de Desenvolvimiento Rural “Mariñas-Betanzos”, la Asociación para el Desarrollo Rural Integrado de los Municipios de la Vega del Segura, y el Centro Europeo de Información y Promoción del Medio Rural en La Rioja, firman el protocolo, a fecha de 28 de febrero de 2014.

Territorios participantes en la Asociación

El Protocolo considera que el cambio climático es uno de los mayores desafíos a los que deberá responde la humanidad en los próximos años, y que los grupos de desarrollo rural quieren sumarse a los esfuerzos que se están llevando a cabo en la lucha contra el cambio climático, partiendo del trabajo que se está realizando especialmente a nivel municipal, y como promotores del Proyecto de Cooperación “Territorios Rurales comprometidos en la lucha contra el cambio climático”.

De esta forma, los grupos de desarrollo rural se comprometen a contribuir a reducir las emisiones de CO2 en los sectores difusos presentes en los territorios implicados; adaptar el territorio, las actividades y los usos de los habitantes del medio rural a las nuevas condiciones medioambientales; a contribuir a la creación de un modelo de participación real y efectiva de los territorios rurales; a reorientar el mercado laboral hacia empleos verdes; a ayudar a fomentar el ahorro y eficiencia energética en lasPYMES y el sector residencial y comercial; a incentivar las medidas de ahorro y eficiencia energética en edificios públicos; a contribuir a una movilidad sostenible a través de las reducciones de CO2; a disminuir la generación de residuos y favorecer su reciclaje; a concienciar a la población sobre los impactos que sus hábitos y costumbres tienen sobre su entorno y el medio ambiente, así como los efectos del cambio climático y la necesidad de adaptación; a impulsar la utilización de TICs; a mantener e impulsar la función de sumidero de los bosques y suelos; a fomentar el papel de los grupos de desarrollo rural como instrumento y cauce adecuado de participación; y a compartir experiencias y conocimientos técnicos en materia de lucha contra el cambio climático.

El Protocolo es una de las acciones que estos 9 grupos han decidido emprender, junto a la creación de la asociación RURALCLIMA, cuya sede se encontrará en Abegondo, La Coruña, donde opera la “Asociación de Desarrollo Rural Mariña-Betanzos”.