Entrevista con un “cuidador de patios”

Los valores espirituales del Patio Cordobés son ya indiscutibles y reconocidos a nivel mundial con su declaración de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Sin embargo, queríamos conocer la opinión de algunas personas que habitan y conocen este interesante hábitat urbano, sobre otros beneficios que aportan los patios: el confort climático de la vivienda. Así lo hicimos y realizamos una gira por algunos de los más representativos. Como turistas entramos en el patio que regenta y cuida Rafael Barón en la calle Pastora 2, ganador de dos premios a arquitectura moderna. Rafael es el actual secretario de la asociación de propietarios de patios de Córdoba “Claveles y Gitanillas”.

Patio Calle Pastora, 2.

 ¿Es complicado encontrar heliotropos en los centros de jardinería, verdad?, pregunté. Esto no es realmente una pregunta, se trata de una tarjeta de presentación. La pregunta que realmente nos interesaba venia después: ¿Un patio de este tipo es capaz de cambiar el confort climático de una vivienda?

“Por supuesto. Todo el mundo que vive en un patio sabe eso. “¿No lo habéis notado al entrar? Hay patios en los que se nota mucho más, por ejemplo, al entrar en San Juan de Palomares 8 es como si entraras en un supermercado”, contestó Rafael. “Sin embargo, no todos son así. Los que tienen pocas plantas o se riegan poco, los muy expuestos o de un solo nivel, no se benefician claramente de este efecto. Uno o varios árboles hacen mucho, y la vigorosidad de las plantas es muy importante”, continuó. Barajaba varias teorías sobre cómo empezó a ponerse de moda colgar macetas con plantas en las paredes. “Una era un recurso que usaban familias humildes para ocultar los desconchones de la pared, de aquí la irregularidad en la distribución”, el otro crear una fachada vegetal verde que refrescara pared y ambiente”, un recurso que ahora se ha puesto de moda en jardinería y paisajismo. De los árabes hemos heredado muchos recursos de jardinería para potenciar este efecto, y el resultado global es que una planta no puede subsistir sola sin la ayuda de las otras. Lo que estamos creando realmente es una comunidad vegetal.

Y de esta comunidad vegetal que hemos domesticado durante décadas nos beneficiamos no sólo por su belleza, también por el microclima y bienestar que proporciona a la vivienda (Frescor a calaminta).

Continuamos hablando sobre la importancia de consolidar una jardinería propia del Patio Cordobés, sobre las estirpes antiguas de plantas, y la necesidad de crear una red de distribución que posibilitase el intercambio de especies y conocimiento, y papel que puede jugar en ello el Jardín Botánico de Córdoba o la Universidad.

Con la grata sensación de haber aprovechado el momento, nos fuimos callejeando por las calles de Santa Marina, mientras hacíamos memoria de la conversación.

Agradecimientos a:

Diego Peinazo Amo. Vecino del Patio de la Calle Marroquíes, 6

Rafael Barón Jiménez. Secretario de la asociación de propietarios de patios de Córdoba “Claveles y Gitanillas”

Rafael Pinilla Muñoz. Consejería de Turismo y Comercio. Delegación Territorial de Córdoba. Junta de Andalucía.