Sensibilización ambiental y desarrollo sostenible, compatibilidad entre turismo y conservación de la naturaleza

ADESVAL ha realizado un módulo de sensibilización ambiental con alumnos del proyecto @PRENDIZEXT, Taller de Empleo de la Mancomunidad Rivera de Fresnedosa.

El Módulo de Sensibilización Ambiental se ha desarrollado durante varias jornadas, que han aglutinado tanto una parte más teórica como una visita práctica a una experiencia de turismo sostenible, durante los días 15 y 16 de julio de 2014.

El desarrollo del módulo comenzó el jueves 10 de julio a las 9 de la mañana con una duración de cinco horas, en los bajos del Centro de Salud de Torrejoncillo, lugar reservado para implantar los cursos de formación de jardinería, dependencia y energías renovables.

Realización móduloEsta primera jornada, más teórica, fue preparada mediante una presentación de diapositivas con conceptos básicos en relación al medioambiente. A través de un proyector, se trataron varios problemas a los que se enfrenta la naturaleza en su día a día, además de explicar a los alumnos tanto la importancia del cambio climático como las medidas para combatirlo, con consejos y recomendaciones para evitar el calentamiento global. El temario se dividió en seis unidades elementales para que fuese posible abarcar todos los conceptos básicos en tan poco tiempo, y poder dar una visión genérica a los alumnos sobre medioambiente.

La primera de estas unidades es una breve introducción al concepto de medio ambiente, ecología, flora y fauna, contaminación, vertidos y desarrollo sostenible. De esta manera se introdujo al alumno en la temática del desarrollo sostenible y la importancia que tiene la conservación de la naturaleza desde un punto de vista más local.

Mediante la segunda unidad didáctica se explicaron los principales problemas globales del medioambiente: la contaminación atmosférica, el efecto invernadero, la capa de ozono, la pérdida de biodiversidad, el agotamiento y contaminación del agua, la deforestación y la desertización. La finalidad fue que el alumno fuera consciente de la realidad ambiental de su comunidad.

Para tratar el tercer tema sobre el crecimiento de las ciudades junto con sus problemas ambientales, el clima, el consumo energético, la generación de residuos urbanos y el consumo y depuración de las aguas, se visualizó el documental “El consumo humano”, de tal manera que se abrió un debate donde los alumnos opinaron acerca de los temas tratados.

En el cuarto tema se habló brevemente de las organizaciones gubernamentales con competencia ambiental, desde el ámbito internacional hasta el ámbito local, para que desde un nivel individual puedan conocer los principales problemas en su localidad y sepan cuál es la respuesta del organismo encargado.

Para tratar los dos restantes temas, la respuesta de la sociedad y la aportación individual, de una forma amena y participativa, se llevaron a cabo dinámicas grupales con varias actividades, como la de la búsqueda de noticias en medios de prensa local y nacional que tratan temas en relación al medioambiente, y el análisis de las mismas.

La actividad concluyó con la visualización del documental “La historia de las cosas” que expresa el recorrido por el que un residuo pasa desde su extracción como materia prima hasta su transformación en producto útil y su posterior abandono.

Por su parte, la actividad más práctica tuvo lugar durante los días 15 y 16 de julio. El objetivo fundamental de esta actividad fue la de acercar a los alumnos a su entorno más próximo para que pudieran conocer la diversidad de paisajes y especies que podemos encontrar en un lugar tan cercano a nuestros pueblos como son “Los Canchos de Ramiro”. Esta actividad se basó en una ruta mediante coches eléctricos facilitados por la empresa “En las Nubex” por los municipios de Pescueza y Cachorrilla hasta llegar a los “Canchos de Ramiro”, corazón natural de la Comarca del Valle del Alagón.

Una vez allí, se visualizaron los asentamientos de las distintas aves que se encuentran en los roquedos. Pudimos ver, entre otras especies, alimoches, buitres leonados o varias parejas de cigüeña negra, gracias a unos prismáticos cedidos por la empresa. Además, se introdujo a los alumnos en el conocimiento de los distintos paisajes que se pueden observar desde el observatorio de los Canchos.

La actividad continuó con una ruta en barca eléctrica, gracias a la empresa “Turicanchos”, con el fin de que los alumnos pudieran observar más detenidamente la biodiversidad del lugar. Gracias a este paseo, pudimos ver más de cerca a estas aves siempre desde la prudencia de no alterar su ritmo de vida.

Tras una parada para disfrutar del entorno y un aperitivo para acompañar ese momento, regresamos a tierra y se emprendió camino de regreso de nuevo en coches eléctricos al punto de donde se había salido esa mañana.

En suma, una grata experiencia de turismo medioambientalmente sostenible, idónea para cerciorarnos de que turismo y conservación de la naturaleza son términos perfectamente compatibles.