Paisajes del Cambio Climático. Dehesas de los Canchos de Ramiro.

Las dehesas son paisajes donde coexiste arbolado y pasto, como escenario de un aprovechamiento múltiple del territorio dominado principalmente por la ganadería extensiva. Son los denominados sistemas agrosilvopastorales.

Muchos de sus paisajes se desarrollan sobre el clima mediterráneo subcontinental de inviernos fríos, muy amenazados por el cambio climático. La dehesa es un ecosistema que se enfrenta a varios problemas que hacen peligrar su sostenibilidad, casi todos inherentes al propio modelo productivo. El más importante es la regeneración del arbolado y pérdida de potencial productivo. A estos problemas se añade la amenaza de cambio climático, que más que sumarse acentúa los ya existentes. En las imágenes se representa el estado actual y futuro de una dehesa bajo un escenario climático negativo, y sin medidas de adaptación por parte del propietario. Los efectos más sobresalientes son: la falta de regeneración del arbolado, muerte de los arboles adultos por plagas y enfermedades que proliferan gracias a la deslocalización del hábitat de la encina, poca productividad del pasto, erosión y perdida de potencial biótico generalizada del ecosistema ya que al desaparecer el arbolado, la capacidad de bombeo y almacenaje en el stock de biomasa, da lugar a su lavado y por consiguiente pérdida de fertilidad. Las consecuencias se manifiestan claramente en el paisaje.

Figura 1. Paisaje futuro en el mismo lugar en el año 2060.

La respuesta al Cambio Climático de este y otros paisajes puedes verlos en: Visor cartográfico de los efectos del cambio climático sobre el paisaje