Clima de Andalucía en el siglo XXI

Es difícil concebir una imagen de cómo afectará el Cambio Climático a nuestro entorno más cercano. La información que nos llega sobre éste es muy general, haciendo referencia a efectos globales sobre el planeta, localidades lejanas o efectos ambiguos cuyos impactos son difíciles de precisar. ¿Cómo afectará a nuestra vida cotidiana el incremento de 3ºC de la temperatura media global del planeta Tierra?, ¿Y la desaparición de los glaciares del Pirineo? Todo queda muy lejano, se trata de información muy desligada de nuestro día a día, y por consiguiente poco sensible, y lo más importante, es imposible usarla en una estrategia regional que adapte la economía, sociedad y medio ambiente a este cambio. En este artículo se presentan los resultados del estudio “Escenarios Locales de Cambio Climático de Andalucía (ELCCA) actualizados al 4º Informe del IPCC”, un proyecto cuyo objetivo es hacer más cercano, a científicos, técnicos, políticos, administración y ciudadanos en general, los efectos esperados del Cambio Climático sobre la región andaluza.

Andalucía es una región de paisajes ricos y diversos, gracias, entre otros motivos, a la variedad climática de su territorio, donde el carácter mediterráneo siempre está presente. Ya sea el lugar más frío y seco o el más templado y húmedo, los paisajes andaluces se zambullen en un periodo crítico de varios meses cálidos y secos. Por otra parte, la complejidad de su relieve en un enclave situado entre dos mares muy distintos, como son el Mediterráneo y Atlántico, le confieren una complejidad climática única, sólo comparable al Norte de Marruecos. Así, el clima mediterráneo en Andalucía ha sabido imitar las combinaciones más sorprendentes y variopintas de muchos de los climas del planeta con el matiz mediterráneo, impregnado de un peculiar carácter a sus paisajes y paisanos.

 

Figura 1. Del bosque templado de frondosas a la tundra de alta montaña. Sierra Nevada. Autor: Juan Jose Guerrero Álvarez.

Invernal Valdecasillas 2008-014. Del bosque templado de frondosas a la tundra de alta montaña. Sierra Nevada. Autor: Juan Jose Guerrero Álvarez.

El mapa de la figura 2 recoge este hecho mediante la representación de los grupos climáticos más importantes de Andalucía. Se trata de la clasificación del clima andaluz en 6 grupos, correspondiente a la agregación de 15 clases bioclimáticas. Dichas clases bioclimáticas han sido obtenidas mediante la clasificación de un conjunto de factores relacionados con la producción primaria y limitaciones para el crecimiento de la vegetación, como el número de heladas o días de calor. Antes de empezar a describir el clima que nos depara este siglo es imprescindible conocer el clima del que partimos, y es por eso que este mismo mapa representa la distribución obtenida para las condiciones climáticas del periodo de referencia climático 1961-2000.

Figura 2. Clasificación bioclimática de Andalucía para el periodo 1961-2000.

Bioclimas 61-00 br1

leyenda

 

 

 

 

 

 

 

 

A1. Clima Mediterráneo Oceánico: se da en toda la región de influencia Atlántica, que suaviza las temperaturas y aporta una humedad  notable a la región.

A2. Clima Mediterráneo Subtropical: propio de la costa mediterránea, se caracteriza por las temperaturas suaves y ausencia de heladas.

A3. Clima Mediterráneo Sub-continental de veranos cálidos: se caracteriza por presentar temperaturas medias anuales elevadas, veranos muy cálidos e inviernos frescos y con heladas ocasionales.

A4. Clima Mediterráneo Sub-continental de inviernos fríos: sus veranos son cálidos, aunque no tanto como en A3, y los inviernos muy fríos, con un alto número de heladas.

A5. Clima Mediterráneo de Montaña: se caracteriza por presentar inviernos muy fríos y largos, y veranos muy cortos y poco calurosos, donde buena parte de sus precipitaciones lo hace en forma de nieve.

A6. Clima Mediterráneo Subdesértico: se caracteriza por sus temperaturas suaves, ausencia de heladas y muy bajas precipitaciones.

El clima del futuro cercano se construye mediante los denominados Modelos de Circulación General (MCGs), que son potentes simuladores meteorológicos que reproducen a nivel global las condiciones más importantes del clima. Cada MCG es ejecutado y alimentado con la evolución de la concentración de gases de efecto invernadero (GEI) prevista en los denominados escenarios económicos mundiales. El resultado es un abanico de prospectivas que escudriña el futuro del clima, acotando las posibilidades de cambio más probables. Estos resultados se materializan en un conjunto de datos temporales de baja resolución espacial, cuya aplicación a escala local requiere el uso de los denominados métodos de “donwscaling” o regionalización. Para el caso concreto de Andalucía, dichas bases de datos son tratadas con los “modelos de donwscaling estadístico” y las series históricas climáticas contenidas en la Base de Datos del Subsistema Clima de la REDIAM.

Para predecir el clima del Siglo XXI en el proyecto Escenarios Locales de Cambio Climático de Andalucía (ELCCA), se han generado simulaciones futuras para 4 clases de MCGs (BCM2, EGMAM, CNCM3, ECHAM5), en 3 escenarios de emisiones (A2, A1B y B1) y el escenario de referencia único de partida, o clima del pasado (1961-2000). Esta simulación ha dado lugar, en un proceso escalonado, a multitud de variables climáticas y bioclimáticas, idoneidad de especies forestales, clasificaciones bioclimáticas, y así una considerable cantidad de información con distribución espacial.

Temperatura media anual (mm)

La tabla nº 2 y 3 ofrecen los resultados agregados para toda Andalucía de las dos variables climáticas más importantes como son la temperatura y precipitación anual, proyectadas para todos los modelos y escenarios estudiados. Para el caso de la temperatura puede apreciarse que el MCG CNCM3 y escenario A2 arroja el mayor incremento que asciende a 3,9ºC, mientras que la combinación de BCM2 y EGMAM en el escenario B1 predice el mínimo en 1,6ºC. Para hacernos una idea de la distribución de los cambios de temperatura, la tabla nº 4 particulariza para cada provincia las predicciones del MCG CNCM3 en los tres escenarios, mientras que la gráfica nº 1 recoge un análisis estacional de cómo se distribuye este aumento de temperatura a lo largo del año, y cómo estos incrementos se acentuarán precisamente en las estaciones mas cálidas.

Por otra parte, y a diferencia de la temperatura, la precipitación es predicha con más margen de error. Esta incertidumbre sobre el comportamiento de la precipitación ya es una herencia de los propios MCGs, ya que Andalucía es una región climática cercana al punto de inflexión limítrofe entre las zonas que van a aumentar las precipitaciones, de las que van a disminuir. A esto se suma el propio error de los modelos de regionalización, y de hecho, en los escenarios de Cambio Climático en el 3er Informe del IPCC, el margen de incertidumbre era mayor que la propia variación de la precipitación prevista, lo que ya no ocurre en el 4º.

Precipitacion media anual (mm)De esta forma, la actualización de los escenarios de Cambio Climático al 4º Informe del IPCC comienza a despejar la incertidumbre sobre si las precipitaciones aumentarán o no en Andalucía. En la tabla de precipitación anual puede apreciarse una disminución generalizada de las lluvias en todos los modelos y escenarios, cuyo máximo por modelo siempre coincide en el escenario A2, salvo en el EGMAM, arrojando la mayor variación en el modelo BCM2, precisamente el más optimista a la hora de predecir las temperaturas. De esta forma el modelo BCM2 y escenario A2, predice para la generalidad de Andalucía una disminución de más del 26,6% de la precipitación anual, mientras que en el polo opuesto y para el mismo escenario el MCG EGMAM estima dicha disminución en un 13,7%. En valores absolutos, esta variación se transforma en una disminución de 157 mm y 81 mm en el peor de los casos.

Son otras muchas variables climáticas las estudiadas en este proyecto, sin embargo, para aportar una visión integral del cambio climático en Andalucía vamos a recurrir a la clasificación climática presentada al principio de este artículo. De esta forma, dado que es posible proyectar las variables climáticas y bioclimáticas a lo largo de este siglo, también podemos hacerlos con la propia clasificación, obteniendo así la evolución de la distribución de los grupos climáticos hasta el año 2100.

Evolucion de la temperatura media mensual hasta finales de siglo XX en provincia de Córdoba

Gráfica nº 1. Evolución interanual de la temperatura media mensual en la provincia de Córdoba para el MCG CNCM3 y escenario A1b, en los diferentes periodos de referencia.

Para exponer la evolución de los grupos climáticos de Andalucía en el Siglo XXI se utilizará una sola línea argumental, para lo que se ha escogido la combinación CNCM3 A1b, por entender que se trata de una opción intermedia y representativa del rango de posibilidades. No obstante, la información aportada en los ELCCA permite levantar y analizar todas las situaciones consideradas. Para analizar lo expuesto, previamente es importante aclarar que las proyecciones de los grupos climáticos pueden tener comportamientos extraños, debido a que la proyección futura parte de una clasificación climática ajustada a la realidad actual, que no tiene por qué mantenerse en el futuro, ya que pueden aparecer nuevos climas definidos por otros parámetros (invasión de climas de norteafricanos, por ejemplo), debido a que la proyección de clasificación se realiza por una relación de parentesco y no de equivalencia.

Una vez aclarado esto, la figura 3 y el gráfico nº 2, recogen la evolución de los grupos climáticos según la combinación CNCM3 A1b hasta el periodo 2041-70.

Figura 3. Clasificación bioclimática de Andalucía para el periodo 2041-2070, según CNCM3 A1b.

Bioclimas 41-70-A1b

Tabla nº 4. Temperatura media anual agrupada por provincias según los escenarios A1b, A2 y B1, y MCG CNCM3.

Picture 2014-03-13 13_49_56Como se puede observar, el gran favorecido por el Cambio Climático es el grupo climático A3, o Clima mediterráneo subcontinental de veranos cálidos. Actualmente el A3 ocupa la parte alta del Valle del Guadalquivir. Según esta prospectiva, A3 invadirá progresivamente la cabecera de la cuenca del Guadalquivir, actualmente ocupada por el grupo climático A4, o Clima mediterráneo subcontinental de inviernos fríos, aumentando del 19,4% de la superficie actual de Andalucía, al 31,8%. En apariencia, otro clima favorecido es el A1, o Clima mediterráneo oceánico, que pasa del 23,5% al 27,5% a costa, sobre todo, de A2, o Clima mediterráneo Subtropical, que disminuye en 6 puntos hasta casi desaparecer. Sin embargo, esta invasión se debe fundamentalmente al aumento que va a experimentar el número de días de calor, factor que diferencia a uno del otro. Por otro lado, el grupo climático más perjudicado es el A4 o Clima mediterráneo sub-continental de inviernos fríos, que pasa del 41,5% al 30,8%. Como se ha visto, este clima será reemplazado en buena parte por el A3, sin que su retirada hacia zonas más altas ocupadas por A5, o Clima mediterráneo de montaña, atenúe este retroceso en superficie. Como cabria esperar, el grupo climático A5 o Clima Mediterráneo de Montaña, disminuye drásticamente a costa del A4, sin posibilidades de desplazamiento.

Finalmente el grupo climático A6, o Clima mediterráneo subdesértico crece menos de lo que cabría esperar, menos de 2 puntos. Este crecimiento tiene lugar fundamentalmente en la periferia de la extensión original, aunque también llama la atención la aparición de enclaves alejados en Andalucía Occidental.

En resumen, la nueva configuración climática en el presente siglo, estará caracterizada por la proliferación de la clase climática mediterránea subcontinental de veranos cálidos, que actualmente ocupa la parte alta del Valle del Guadalquivir. El clima mediterráneo subcontinental de inviernos fríos, actualmente el más extenso, pasará a un segundo plano, llegando a quedar como relíctico en zonas como Sierra Morena. La costa mediterránea experimentará un importante incremento de días de calor, propio de la zona de influencia atlántica, mientras que el  incremento de la aridez será la tónica general en el resto de grupos. El clima de montaña quedara reducido a las zonas más altas de Andalucía arrinconado por el clima subcontinental de inviernos fríos, el más perjudicado junto al subtropical. Por otra parte, el carácter mediterráneo del clima andaluz no va a cambiar ni mucho menos, sino todo lo contrario, ya que se acentuará tanto en su amplitud (meses secos y cálidos del año) como profundidad (magnitud de la aridez). Esta aridez se irá extendiendo desde las unidades bioclimáticas más secas y cálidas, ocupando el lugar de los enclaves frescos y húmedos, llegándose a producir una simplificación de la diversidad climática de Andalucía.  Picture 2014-03-13 14_37_35

Gráfico nº 2. Evolución de los grandes grupos climáticos entre los periodos 1961-2000 y 2041-2070, según CNCM3 A1b

Más información en:
Documento completo
Línea de trabajo sobre escenarios locales de cambio climático
Escenarios de cambio climático